Este 2022, ¡nos casamos!

20 años han tardado en decidirse, pero el gran día parece que llega en octubre de este 2022. La ‘Primavera trompetera’ nos sorprendió este año con uno de esos noticiones del corazón que tantos trending topic genera. ¡Jennifer López y Ben Afflek se casan! La noticia se hizo hueco antes de anunciarse oficialmente gracias a un anillo de diamantes que alguna cámara furtiva logró captar, por mucho que JLo intentara esconderlo. ¡Así brillaba!

No es el único boom nupcial de este 2022. Abril nos sorprendió con otra de las grandes. La soleada costa de Palm Beach recibió, hace unas semanas, a la crème de la crème. Elegancia y glamour, exclusividad, sofisticación y un sinfín de sinónimos inundó este pequeño pueblo de Florida. El ‘Sí, quiero’ de Brooklyn Beckham y Nicola Peltz es, hasta día de hoy, el evento del año. Diciembre de 2021 nos lo había dejado entrever. El primogénito de los Beckham publicó, en aquel momento, una foto en su Instagram donde mostraba un sospechoso anillo que bien podía ser una ‘alianza’ de matrimonio, o eso quisimos interpretar todos. Además, a alguna de estas se nos parecía. ¡Pincha aquí!

¡Cuánto las hemos echado de menos! Porque, aunque normalmente, la primera reacción tras recibir una invitación de boda es todo menos alegría (“otra más”, “y esta no es aquí”, “no sé ya las que llevo este año”, “ya se podrían casar el año que viene”) al final ¡lo que nos gusta una boda! Tanto es así que el día señalado suele pasarse en un abrir y cerrar de ojos. Tan pronto estamos preparando la corbata o los tacones de 10 centímetros, como descalzos y con la corbata en la cabeza. ¿O no?

Hemos pasado dos años en los que prácticamente no hemos asistido a ninguna y a las que hemos ido, han sido, cuanto menos, ‘diferentes’. Reducción de invitados, medidas de seguridad, mascarillas y… ¡bodas sin besos! ¿Dónde se ha visto una boda sin besos? Todos los inconvenientes que nos trajo esa pandemia mundial, nos ha hecho hacer un parón en nuestros planes nupciales, posponiendo bodas o cancelándolas. Sin embargo, llegó 2022, y tendremos dos años de bodas en uno.

¿Cómo serán las bodas en 2022?

Eso de que las bodas pequeñas son cosa del pasado… nada más lejos de la realidad. Las bodas más íntimas han llegado para quedarse. Lo que en un momento fue obligatorio parece haberse convertido en una tónica general. Las más tradicionales dejan paso a nupcias temáticas (¡humor y fantasía se disparan!) las invitaciones virtuales, el technicolor es la nueva tendencia más in, las celebraciones al aire libre, bodas que duran más de un fin de semana; bodas destino o ‘bodas a la fuga’, en el extranjero, porque además de celebrar el amor ahora queremos ¡celebrar la vida! En cuanto a las fechas más elegidas suelen ser en mayo o junio; también las ceremonias otoñales.

Sin embargo, hay cosas que nunca cambian. ¿Sabéis cuál es una de ellas? Siguen siendo los chicos los que hincan rodilla más a menudo. ¿Iremos poco a poco cambiando la tradición? ¿Vosotros qué preferís?

Tendencias en alianzas

Esta explosión de bodas puede llevarnos a hacer las cosas deprisa y corriendo. Ya lo hemos retrasado suficiente y lo queremos ahora, ¡ya! Esto puede llevarnos a cometer varios errores, sobre todo, en cuanto a alianzas se refiere. Debemos tener en cuenta que diseñar y crear una alianza no es trabajo de un día. Las alianzas configurables tienen un periodo de finalización de 12 a 15 días como mínimo. Son muchas las parejas que prevén con tiempo reserva de restaurante, trajes, decoración, transporte, hoteles, barra libre y viaje de novios. Sin embargo, tendemos a pensar que una alianza sigue esa máxima de “llego, elijo y me voy”. Me voy con ellas. ¡Nada de eso! Si lo que buscamos es un modelo personalizado (una de las opciones más demandadas), debemos tener en cuenta un márgen de tiempo necesario para diseñarlas, crearlas y enviarlas. ¿Qué pasa si nos ha pillado el toro? En Oro Alianzas tenemos más de 80 modelos con entrega en 48 horas.

Teniendo en cuenta esto… ¿Qué está pegando fuerte este 2022? Las alianzas clásicas en sus tres colores, amarilla, blanca y rosa; pero con ligeras modificaciones como la curva exterior más pronunciada, o curva exterior más ligera. Normalmente elegimos unas alianzas, no por su precio, sino por su calidad y ‘amor a primera vista’. Unas alianzas tienen que gustarnos. ¿Por qué? Porque es uno de los pocos gastos de una boda que permanecerán ahí, el día del enlace, al año siguiente y 20 años después.

Este año, ¡nos casamos! Y lo vamos a hacer por todo lo alto. Id sacando tacones, corbatas, trajes, vestidos largos y cortos… porque esas invitaciones están a punto de llegar.

0

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
0
0
Tu carrito
No tienes nada en el carrito.
Calculate Shipping