Las cuatro pedidas de mano más especiales de invierno

“Tengo miedo de todo. De lo que veo, de lo que hice, de quién soy. Y más que nada de salir de este cuarto y nunca volver a sentirme de la forma en la que me siento cuando estoy contigo”.

No podíamos empezar un post de pedidas de mano sin un trocito de guión de película romántica. Dirty Dancing nos dejó este párrafo cargado de significado, ‘miedo’ y amor. Porque el amor va unido al miedo. No a un miedo cualquiera, sino a uno que nos recorre el cuerpo como un calambre que nos recarga, que nos impulsa. No es un miedo de película de terror, ni un miedo de esos que no te dejan dormir. Es un miedo especial, incluso, a veces, un miedo agradable. Probablemente, vosotros, enamorados que nos leéis, sabréis de qué hablamos. Habréis sentido y estaréis sintiendo, ahora mismo, ese amor mezclado con un miedo gratificante.

Ese miedo especial que se confunde con nervio, es el que, seguramente, muchos sentirán cuando planean su pedida de mano; porque este momento, sin duda, es uno de los más especiales en cualquier relación. Diríamos que incluso más que la propia boda. El “sí, quiero” más verdadero es el que se hace en la soledad de dos. Dos personas, dos sentimientos, dos corazones, dos razones.

Así que vamos a meternos de lleno en el asunto que nos ha llevado a escribir este post. Si el otoño nos parecía una de las estaciones más románticas para pedir matrimonio, qué decir del invierno. No por el invierno en sí, que también, porque siempre es bueno darle un poquito de calor al frío; sino porque en diciembre celebramos la Navidad. ¡Y qué hay más mágico que la Navidad!

Apasionados de la nieve. ¡Esta pedida de mano es para vosotros!

Invierno y nieve van de la mano, como vosotros. Si vuestra pasión es el esquí, ninguna idea mejor que sacar ese anillo de compromiso en una de las maravillosas estaciones que tenemos en España: Baqueira – Beret, Candanchú, Formigal, Sierra Nevada… ¡Cerler! Y hablando de esta última… La estación más alta del Pirineo Aragonés consiguió durante dos años consecutivos el premio a la mejor estación de esquí de España en los World Ski Awards. Hasta allí nos llevamos un anillo solitario de compromiso en oro blanco de 18 quilates y diamante modelo Oslo. ¿Una idea? ¿Conocéis la historia del Valle de Benasque? Haciendo honor a uno de sus lemas, ‘Cerler enamora’, un esquiador se arrodilló sobre la nieve para pedirle matrimonio a su pareja bajo el telesilla de Cogulla. Antes había escrito sobre el manto blanco ‘Cásate conmigo’.

Pedida de mano a la luz de la Luna granadina.

Salimos de la estación de esquí y nos vamos al pasado. A Granada nos llevamos una sortija de oro blanco de 18 quilates modelo Munich. Una joya a juego con la Alhambra. Sus colores cambian durante la noche y es ahí donde ocurre la magia: cuando la Luna se refleja en los estanques del palacio. Otro de los lugares más especiales para este momento único es el Mirador de San Nicolás; en esta ocasión con la Alhambra de fondo. Os dejamos aquí un ejemplo maravilloso, lleno de amor y de sorpresa en el frío invernal del Albaicín. ¡Ay! Si es que estamos hechos de pedacitos de ti

Amor como la copa de un pino

¿Quién no ha soñado con dormir en una cabaña en la copa de un árbol? Es una de las grandes tendencias turísticas de nuestro país de los últimos años. Para aquellas parejas amantes de la naturaleza no hay plan mejor. Hasta Vizcaya nos llevamos un anillo solitario en oro blanco de 18 quilates y diamante modelo Dublín. Allí vamos a saborear de un exilio en el bosque, más romántico de lo que tu pareja espera. Las ‘Cabañas en los árboles’ de Euskadi tienen packs románticos para preparar tu pedida de mano más original. Cava, flores, velas, bombones, masajes, spa ecológico al aire libre, cena para dos con final de esos a los que no se les puede decir que no.

Cuento de Navidad en Puebla de Sanabria

Podemos elegir uno de los destinos míticos de Navidad, Madrid, Sevilla, Barcelona, Vigo y la pedida de mano que elijas será maravillosa. En España la Navidad se vive por todo lo alto, y en cualquier destino encontraréis ese momento especial para hacer la gran pregunta. Sin embargo, nosotros queremos viajar hoy a un rincón del país más pequeño pero, seguramente, más especial: Puebla de Sanabria, considerado uno de los pueblos más bonitos para viajar en Navidad. Hasta allí nos vamos con una sortija de oro blanco de 18 quilates Modelo Sofía. Cualquier rincón de este pueblo zamorano es idóneo para hacer la pedida de mano de vuestros sueños. Las calles se doran de un color muy especial lo que le convierte este momento en un auténtico cuento de Navidad.

Sea donde sea, España es un país maravilloso para viajar durante todo el año, con una estación más que especial para organizar nuestra pedida de matrimonio. Esta Navidad no evites quedarte un ratito debajo del muérdago y esperar a ser besada o besado.

Tal vez el beso venga este diciembre con sorpresa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
0
0
Tu carrito
No tienes nada en el carrito.
Calculate Shipping