¿Quieres casarte conmigo en otoño?

¿Recordáis aquellos inicios de verano en los que hablamos de canciones para bodas y el envío de anillero a domicilio? ‘Anillero a casa con banda sonora’, se llamaba aquel post. Eso fue en julio, la mitad de vosotros estabais de vacaciones y el resto suspirando por ellas. Por aquel entonces os hacíamos ya una mención al otoño y, ahora, lo que en aquel momento veíamos lejano, se nos echa encima. “El tiempo es a la vez el más valioso y el más perecedero de nuestros recursos”, decía el actor John Randolph. ¡Cuánta razón! No nos pongamos sensibles y melancólicos, que el otoño es una de las estaciones más bonitas del año, además de la más romántica. ¿Estaréis de acuerdo?

En otoño nos ponemos románticos.

Luz natural suave y cálida; temperaturas agradables para sacar los chales de fiesta, tonos ocres y rojizos. Paleta de colores que se entremezcla en el suelo junto al sonido de las hojas crujiendo al caminar sobre ellas. Si cerramos los ojos nos vamos directos a un fotograma de ‘Otoño en Nueva York’. Es, para más simbolismo, la estación de los comienzos, y esto tiene su explicación: la raíz latina de la palabra ‘autumnus’ es ‘augeo’ que significa plenitud del año. La raíz etrusca es ‘autu’, que quiere decir ‘cambio’. ¿Hay una estación mejor para celebrar una boda?

Nosotros sabemos que no y vosotros, también. Es más, lo estáis convirtiendo en tendencia absoluta en la elección de fechas nupciales. Cada vez sois más los que optáis por el otoño para celebrar uno de los días más especiales de vuestras vidas. ¿Os imagináis lo bonitas que quedarán esas imágenes tras el “sí, quiero” con un paisaje de fondo repleto de hojas caídas sobre un telón de tono amarillo, marrón, naranja, rojo…?

Al igual que las bodas adquieren un aura mágica en otoño, también lo hacen las pedidas de mano.

Tu pedida de mano, en otoño.

Lo primero que tenemos que tener claro es que para hacer nuestra pedida de mano en otoño -o en cualquier otra estación- debemos planificarlo con antelación. En este caso, tal vez empecemos con el proceso en verano. ¡Hay que dedicarle tiempo! Para escoger nuestro anillo de compromiso perfecto hay que tener en cuenta varias pautas. En Oro Alianzas os contamos algunas: conocer el gusto de nuestra pareja (damos por hecho que esto no será problema… y si lo es, más te vale que ella o él no se entere) y saber cuál es la talla (algo más complicado que lo anterior). Para esto último podemos tomar ‘prestado’ un anillo de nuestra pareja. Debemos, también, elegir el material y establecer un presupuesto previo. Una vez que tenemos el anillo de compromiso tenemos que escoger cómo y dónde vamos a dar la gran sorpresa. Dicho a la castellana: ¡Dónde vamos a hincar rodilla! Os damos algunas ideas sin salir de España.

Lugares en España para una pedida de mano inolvidable.

Botas altas y mochila de explorador. ¡Salimos en busca de lugares bucólicos, otoñales y románticos! Toma nota.

San Juan de Gaztelugatxe. Directos a la costa vizcaína, a uno de los paisajes más bellos, escenario de película. No podíamos empezar esta lista sin meternos en la sala de cine, como ya es costumbre. ¡Amantes de Juego de Tronos! Rocadragón es vuestro lugar. Un enclave perfecto para combinar romanticismo, historia y leyendas. Tras los 241 escalones ‘del despiste’ llegamos a la ermita para hacer la pregunta de nuestra vida. Por cierto, hablando de Juego de Tronos. Si escoges este lugar pensando en la ‘Canción de hielo y fuego’, siempre podéis, luego, echar un ojo a las alianzas con grabación compartida. ¡Unidos para siempre por el Trono de Hierro!

Un vuelo en globo para estar ‘a la altura’. Lo puedes hacer en Mallorca, Toledo, Segovia, Andalucía, Cataluña… ¿El mejor momento? Una buena puesta de sol otoñal, paisajes espectaculares y una botella de champán sorpresa. Aunque para sorpresa el Solitario en oro blanco de 18k modelo Ibiza con diamante engastado en cuatro garras cuadradas en V. ¿Quién le dice que no a esto? Os dejamos un ejemplo de pedida de mano para amantes del vértigo en este enlace.

Cantabria, infinita (como vosotros). El norte nos da paisajes espectaculares para exprimir el otoño, sobre todo, cuando tenemos intenciones ocultas. Hace ya un tiempo la influencer María Pombo nos enseñaba, anillo en dedo, el momento de pedida de su matrimonio en el acantilado de la Playa de Langre. ¡Nos dejamos influenciar, pues! Sobre todo por el lugar. Los colores otoñales del campo junto al mar son aún más intensos y el ambiente se vuelve propicio para celebrar el amor. Nosotros escogemos para este momento y este entorno una Sortija de Oro Blanco 18k modelo Munich con 11 diamantes en garra.

Amor hasta el fin del mundo. Sí, has acertado. Finisterre, en plena Costa da Morte, es otro de los paisajes que se llevan la palma en otoño. Un lugar mágico con atardeceres espectaculares. Puedes animar a tu pareja a que busque el ‘Ara Solis’, el supuesto altar hecho por los fenicios al Sol. No creemos que lo vaya a ver, pero, como quien busca, encuentra, te proponemos sorprender con un Anillo solitario en oro blanco 18k modelo Oslo, de línea moderna, suave y discreta. ¡Creando vuestra propia leyenda gallega!

Un paseo en barca por Sevilla, una puesta de Sol en el Templo Debod de Madrid, a bordo de un barco, tras una ruta a caballo, frente a los molinos de Castilla… Son muchos los lugares que nos brinda España en otoño para una pedida de mano inolvidable.

Escoge un lugar, prepara un plan y elige el anillo de compromiso, que el otoño os está esperando.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
0
0
Tu carrito
No tienes nada en el carrito.
Calculate Shipping